Una sobria geometría, unos detalles refinados con EQUITONE

El Diseño de la fachada

Los almacenes y naves de centros logísticos o de polígonos industriales, rara vez se consideran ejemplos de diseño arquitectónico excepcional. Pero en este caso, el nuevo almacén de suministros para el ejército alemán que presentamos es una excepción. Su fachada está cuidadosamente detallada en EQUITONE [natura], combinando la precisión arquitectónica con los requisitos técnicos más estrictos. Esto garantiza la protección de las mercancías extremadamente sensibles que allí se almacenan.

Una base aérea militar en proceso de actualización

En 2011 se tomó la decisión de cerrar varios aeropuertos militares antiguos en Alemania para concentrar las actividades en unas pocas instalaciones modernas. La base aérea de Niederstetten se libró del cierre y fue seleccionada para su renovación por estar situada en el centro del triángulo formado por Fráncfort, Stuttgart y Núremberg. Se decidió que en las instalaciones del ejército se estacionarían los helicópteros NH90, de reciente creación. El pabellón 01 sustituyó a un edificio obsoleto y alberga piezas y suministros para los helicópteros. La estructura se construyó para proporcionar las condiciones perfectas para almacenar estos valiosos activos.

Añadir ingenio a la simplicidad

Los almacenes, inaccesibles al público, no suelen recibir atención arquitectónica, ya que los requisitos funcionales eclipsan las opciones estéticas. El pliego de condiciones de un nuevo almacén de suministros en Niederstetten describía un sencillo edificio con forma de caja. Cuando los arquitectos Ecker de Heidelberg fueron elegidos para diseñar este edificio, asumieron el reto de añadir ingenio a este sencillo volumen prismático. Al revestir el edificio con paneles EQUITONE [natura] N251 de color antracita, cortados en formas geométricas sencillas, los arquitectos eliminaron las juntas horizontales y verticales a lo largo de toda la fachada ventilada gris, acentuando su aspecto monolítico. La repetitiva sucesión de juntas de los paneles recuerda mucho a las redes de camuflaje utilizadas por los militares.

Los paneles EQUITONE [natura] subrayan sutilmente el ritmo de la fachada de fibrocemento en bruto, produciendo una estética de uniformidad animada, sin monotonía. Las estrechas juntas diagonales entre los paneles contribuyen a una expresión de precisión. Como las juntas se prolongan deliberadamente en la esquina, la nave parece más una escultura minimalista que una simple nave industrial. El bloque monolítico se ve interrumpido por un solitario muelle de entrada, revestido con paneles blancos de EQUITONE [natura]. Estos grandes paneles horizontales del retranqueo de la fachada reflejan la luz del día en este espacio, lo que contrasta con el aspecto gris oscuro de la envolvente externa principal.

Un material de alta calidad proporciona unas condiciones óptimas

Las mercancías que se almacenan en la nave 01 son extremadamente sensibles, por lo que requieren un clima interior con un estrecho margen de estabilidad. Las temperaturas no deben variar más de 5°C y las fluctuaciones de humedad relativa deben mantenerse en un 5%. Los arquitectos eligieron un sistema de revestimiento ventilado con paneles de fibrocemento que permite que el aire circule por detrás de los paneles. Esta aplicación disipa la humedad y disminuye la carga térmica de la fachada del edificio. Para eliminar las ganancias solares, no hay claraboyas ni ventanas en el almacén climatizado. Para dar al personal una idea de la hora del día y de las condiciones meteorológicas, los arquitectos colocaron una hilera de estrechos tragaluces a lo largo del espacio que conduce a las oficinas de la primera planta, visibles a través de la ventana en forma de cinta a lo largo de este pasillo de acceso.

Sistema de fachada descomponible con mínimos residuos

La fachada ventilada por detrás no sólo cumple los parámetros climáticos requeridos para este edificio, sino que también es una elección ecológica consciente. Los paneles de fachada de fibrocemento se componen de ingredientes comúnmente disponibles y de muy baja o nula toxicidad: cemento, materias primas minerales (normalmente arena de sílice), una selección de fibras y agua. En este caso, los paneles sostenibles de fachada EQUITONE se cortaron con la forma geométrica deseada, lo que dio lugar a sólo un 1,6% de desperdicio de placa. El duradero revestimiento protege la estructura del edificio de los elementos, aumentando considerablemente su vida útil. Los paneles son de alta durabilidad, y requieren de poco mantenimiento. Además pueden sustituirse fácilmente en caso de sufrir algún daño a lo largo del tiempo. Los paneles se pueden desmontar individualmente para facilitar el acceso de los equipos de mantenimiento a la estructura subyacente. Al final de la vida útil del edificio, toda la fachada puede retirarse y, por ejemplo, reutilizarse en otro edificio.

Descubre más ejemplos de EQUITONE o contacta con un especialista en tu zona.